23 de junio de 2009

La peste


Empezó como un virus común durante carnaval. La peste se escondía tras las máscaras. Acechando. Esperando. Unos pocos enfermos aquí y allá. Pero con el pasar del tiempo el virus ya mataba, los atacaba a todos y mientras más morían más cadáveres deambulaban las calles y caían inertes. Las carretas con frecuencia pasaban por las casas de largo, los despojos sobrepasaban su capacidad y muchas veces caían en la calzada de tierra, reventando los órganos y emanando el veneno. Enfermando a los pocos que quedaban. Así fue matando a todos, uno por uno, familia por familia. LLenando el cielo de nubes grises, las calles de manchas negras y la tierra de desolación.

22 de junio de 2009

Minicuentos-2: Enlace


Con una hojilla separó en cinco rayas la cocaína, tres serían para sus compañeros y una para él. Antes de aspirar su elixir notó despreocupadamente que la cuchilla rasguñó la fina caoba de la mesa, haciendo marcas sin orden y sin reparo. Aspiró de un sólo sorbo ambas líneas blancas, hermosas, venenosas y sintió cómo la sangre se espesaba, su alma ascendía y su mente se conectaba con todos alrededor en el cuarto, en la ciudad, en el universo. Ascendió entre estrellas diamantinas, caminó entre galaxias lechosas y bajó de nuevo al camerino. Tomó su chaqueta de cuero raído, peinó su largo cabello rubio en una coleta, alzó su guitarra y salió al escenario a tocar su música, despidiendo cuerdas gomosas de colores con cada nota, que penetraban los corazones de su público, enlazándolo con ellos eternamente.