25 de febrero de 2008

Tainted Love

Si yo fuera lesbiana me gustarías tú. Me encantan tus labios gruesos y la manera como pelas las mandarinas en las mañanas. Tu piel ligeramente quemada, de surfista trasnochada, aromatizada con incienso, sobre tu cuerpo cubierto de pantalones anchos y camisas guayaberas. Tu cabello lacio, enredado, rozando tu pequeña cadera, marcada por el cinturón de henna que repasas cada mes. Si yo fuera lesbiana me gustaría besar tu delgado cuello y morder tus teticas, escondidas sólo por la ropa diaria, ya que te niegas a asfixiarlas con un sostén. Tal vez te tocaría la entrepierna cuando nos sentáramos juntas al fondo del salón o me atrevería a lamerte ahí, esa totonita seguramente plana y velluda, como la de todas las hippies que conozco. Te gusta la arquitectura de Gaudí y las malas canciones de Manú Chao, a mí me gusta cómo hueles tu café de vainilla en las mañanas y cómo te lames los labios después del primer sorbo. Me fascina tu voz ronca, rasposa como lengua de gato, y tus ojos chinos que desaparecen cuando te ríes alargando tu cuello. Pero especialmente el cómo me abrazas, pegando tu cuerpecito de indiecita mestiza a mí y el olor lejano a lavanda de tu desodorante. Cuando te agachas a recojer la pinza del cabello que siempre se te cae, deliro al ver tus pantaleticas de algodón marca GEF escapando por el tiro de tu pantalón. Tus cejas rectas, mal sacadas con pinza, custodiando tus escasas pestañas que apenas dejan ver el marrón glacé de tu mirada, me hipnotizan, como toda tú, llena de cascabeles y pulseras. ¡Gitanera! Pero sobre todo, lo que más deseo obtener de ti es un tiempo cada mañana para trenzarte el cabello, besarte los hombros y despedirte para luego encontrarte en los pasillos, para quizás "picarte" un ojo, en el que dejemos en claro nuestra complicidad de la que nadie sabrá algo jamás.
Todo eso pasaría si yo fuera lesbiana.

11 de febrero de 2008

Lo que he leído

No son las únicas novelas que he leído y por supuesto no incluye la lista de los demás libros que he descubierto y disfrutado, de las más variadas temáticas (menos poesía o autoayuda, que los detesto) pero este es un mini, pero de verdad minicatálogo, de las novelas que he leído y que más me han gustado, he dejado muchas por fuera y no incluyo las que tengo en mi biblioteca que me prometí leer pronto. Bueno, aquí va, al más puro estilo del plagio del librito ese que está de moda de "Primeras frases de novelas famosas" o algo así, yo transcribo las primeras oraciones de mis favoritos (tampoco están en orden de preferencia). Cabe destacar que estos también son los libros que todavío conservo, porque hay muchos (cuya lista estará al final) que leí pero o los perdí o eran prestados.

"Ya ves mi buena amiga, que te cumplo la palabra, y que los gorros y los perendengues no llenan todo mi tiempo; siempre me quedará un ratito para ti." (Choderlos de Laclos, Las amistades peligrosas)

"El estudio estaba lleno del bello aroma de las rosas, y cuando una ligera brisa estival corrió entre los árboles del jardín, trajo por la puerta abierta el pesado aroma de las lilas y el perfume más delicado de los floridos espinos rosados." (Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray)

"Nadie hubiera creído en los últimos años del siglo XIX que las cosas humanas fueran escudriñadas aguda y atentamente por inteligencias superiores a la del hombre y mortales, sin embargo, como la de éste; que mientras los hombres se afanaban en sus asuntos fuesen examinados y estudiados casi tan de cerca como pueden serlo las transitorias criaturas que pululan y se multiplican en una gota de agua." (H.G. Wells, La guerra de los mundos)

"Cómo pude vivir tan largo tiempo en el Hotel de la Tuna de Oro, yo mismo no lo sé; pero no quiere esto decir que me arrepienta, entre otras cosas, porque el más completo y singular muestrario humano que puede cobijarse bajo un sólo y mismo techo, fue allí donde tuve ocasión de conocerlo." (Julio Garmendia, La Tuna de Oro)

"Era una mañana de domingo, en plena primavera." (Franz Kafka, La condena)

"'El Recodo del Francés', vasto sector de tierra fértil, se recostaba sobre el curso inferior del río, veinte millas al sudeste de Jefferson." (William Faulkner, Rebelión en la granja)

"Los Dashwood habitaban desde hacía mucho tiempo en Sussex." (Jane Austen, Sentido y Sensibilidad)

"El pueblo de Holcomb se halla entre los altos trigales de la Kansas occidental, zona desolada que los demás habitantes del estado designan con un vago 'por allá'." (Truman Capote, A sangre fría)

"Era un viejo que pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez." (Ernest Hemingway, El viejo y el mar)

"Regreso en este momento de visitar al dueño de mi casa." (Emily Brontë, Cumbres borrascosas)

"Hoy hace trescientos cuarenta y ocho años, seis meses y diecinueve días que despertaron a los parisienses el repique y vuelo general de todas las campanas de los círculos de la ciudad antigua, de la universidad y demás pueblo." (Víctor Hugo, El jorobado de Notre Dame)

"Veníamos tomados de la mano, sin apuro ninguno, por la calle." (José Mauro de Vasconcelos, Mi planta de naranja-lima)

"No espero, ni pido que me crean, la delirante aunque doméstica narración que me dispongo a escribir." (Edgar Alan Poe, 'El gato negro', Narraciones extraordinarias) P.D.: ya sé que no es una novela, pero entre las compilaciones grandes de libros, ésta en específico me encanta, Poe, en definitiva, era un genio.

"Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro." (Juan Ramón Jiménez, Platero y yo)

"Hace tiempo que os prometí entreteneros con el relato de mis aventuras y hoy voy a cumplirlo, ya que nos hemos reunido no sólo para enzarzarnos en discusiones científicas, sino también para distraernos con amena charla y con narraciones alegres y divertidas." (Petronio, Satiricón)

"En el principio era el Verbo y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios." (Umberto Eco, El nombre de la rosa)

"Ana Isabel siempre ha vivido frente a una plaza." (Antonia Palacios, Ana Isabel una niña decente)

"Comienzo mi historia como un acontecimiento de la época en que yo tenía diez años e iba al Instituto de Letras de nuestra pequeña ciudad." (Hermann Hesse, Demian)

Quedaron por fuera: Crónica de una muerte anunciada y Del amor y otros demonios del Gabo; Buzón de tiempo (otra compilación de cuentos y poesías) y La tregua de Mario Benedetti, Entrevista con el vampiro, Lestat el vampiro y La reina de los condenados de Anne Rice; Doña Bárbara de Rómulo Gallegos; Drácula de Bram Stoker y, El Perfume de Patrick Süskind, y finalmente, Dr. Jekyll y Mr. Hyde de R.L. Stevenson.